Lunes, 27 de Marzo de 2017 Actualizado: 15:28 h.

REVISTA DE PRENSA | EL HERMANO PEQUEÑO DE MOHAMED VI SE CASA

Los primeros días de lujo de la boda real de Marruecos

El príncipe se casa con una prima lejana 17 años menor que él. Se dice que al enlace pueden acudir cuatro estrellas de Hollywood. La familia real española está invitada pero no ha trascendido si irá alguien.

El rey, su esposa Lalla Salma, así como las hermanas de Mohamed VI, Lalla Meryem, Lalla Hasnâa y Lala Asmâa, posan con la feliz pareja.
El rey, su esposa Lalla Salma, así como las hermanas de Mohamed VI, Lalla Meryem, Lalla Hasnâa y Lala Asmâa, posan con la feliz pareja.

BAJO LA ATENTA MIRADA DE MOHAMED VI Y DE SU HIJO, EL PRÍNCIPE heredero Mulay Hasán, el pasado jueves dieron comienzo los festejos en Rabat por el enlace de Mulay Rachid, benjamín del difunto Hasán II, con Lalla Um Keltum, de 27 años de edad, 17 menos que su esposo. En medio de los yuyús de júbilo e invocaciones a Alá y al Profeta Mahoma para bendecir a los nuevos cónyuges, al caer la tarde se vio a la joven aplicándose en la palma de su mano la tradicional henna, planta bendita en la cultura local que simboliza felicidad, ternura y suerte. Como en cualquier otra boda tradicional, el príncipe Mulay Rachid y Lalla Um Keltum fueron aupados a una suerte de plinto llevado por varios porteadores, que los condujeron a diferentes puntos de la explanada del Mechuar del Palacio Real para saludar a los invitados, recibir emocionadas aclamaciones e incluso ser objeto de los cantos de conocidos artistas marroquíes.

 

"Si no fuera por lo grandioso del marco, la elevada condición de los novios y el rango de algunos asistentes, la verdad, la ceremonia no hubiera diferido un ápice de la que tiene lugar en todas y cada una de las bodas que se celebran en Marruecos", destaca un empresario casablanqués invitado al enlace, poniendo énfasis en el respeto por las costumbres de la dinastía Alauita. Los invitados, en primer lugar las altas personalidades, tanto marroquíes como extranjeras, fueron pasando uno tras otro para felicitar al príncipe Mulay Rachid y la ammariya (novia) por su unión en matrimonio. Un momento especial que los fotógrafos oficiales de Palacio y de la Maghreb Arabe Press (MAP), la agencia de prensa oficial, aprovecharon para plasmar la felicidad de la familia real al completo. El rey, su esposa Lalla Salma, sus hijos Mulay Hasán y Lalla Jadiya, así como las hermanas de Mohamed VI, Lalla Meryem, Lalla Hasnâa y Lala Asmâa, aparecen en estas instantáneas al lado de la feliz pareja.

 

Ningún medio nacional ha podido cubrir la celebración, a excepción de los controlados por el gobierno

Poco antes, a primera hora de la tarde, el soberano había presidido en la plaza del Mechuar la Takdim Al Hadiya o ceremonia de presentación de votos y ofrendas a los novios. Ya fuera del recinto palaciego, aunque no muy lejos, en los alrededores de la Biblioteca Nacional del Reino de Marruecos, las delegaciones llegadas de todas las regiones del país desfilaron ante el palco real con sus trajes tradicionales y portando los regalos destinados a honrar a su príncipe y a su flamante esposa, regalos modestos pero no exentos de simbolismo, como té, velas y henna. Si bien el acceso al recinto está restringido a los selectos invitados, las escenas de la ceremonia son transmitidas en directo por Al Oula, el primer canal de la televisión marroquí. "Por cuestiones de logística pero, sobre todo, de seguridad, es obligado limitar el acceso a los festejos, si bien Su Majestad ha querido que los marroquíes estén cerca de sus príncipes en un momento tan especial a través de la pantalla de televisión", explica un funcionario del gabinete real.

 

La Casa Real marroquí ha querido mantener hasta el último momento el misterio sobre la lista de invitados al enlace principesco. No ha sido hasta el pasado lunes que las personalidades residentes en Marruecos seleccionadas para acudir al enlace de Mulay Rachid han recibido la preceptiva notificación, en mano. Es el caso de los miembros del Gobierno marroquí, con su presidente, el islamista Abdelilá Benkirane, a la cabeza. Pero también de los oficiales superiores de la Fuerzas Armadas Reales, los responsables de importantes organismos e instituciones nacionales, grandes nombres del mundo de la economía y de las finanzas, de la sociedad civil marroquí, de la cultura y de las artes... Los representantes diplomáticos acreditados en Marruecos y los embajadores de Marruecos en el extranjero han sido convocados a la ceremonia de hoy, sábado. De entre estos, mención especial merece Fadel Benyaich, quien a su condición de embajador marroquí en el Reino de España une la de amigo íntimo y personal de Mohamed VI y de la familia real, con lo cual ha estado presente durante los tres días de celebraciones, desde el jueves hasta el sábado, al lado de la familia Alauita.

 

Diferentes fuentes han apuntado la presencia de "importantes miembros" de la familia real monegasca e incluso de la familia real española, aunque nadie ha podido precisar en el momento de redactar estas líneas de quién se trata

Protocolo de Palacio también ha cursado invitaciones a representantes de las familias reales de países amigos de Europa, Asia y el Golfo Pérsico, así como a diferentes personalidades políticas y económicas de todo el planeta. La identidad de estos representantes y personalidades también es un misterio. "Han trascendido algunos nombres, como el de presidente gabonés Ali Bongo, el primer ministro tunecino o incluso el príncipe saudí Walid Bin Talal, pero en el grueso de casos sólo hemos sabido de su presencia cuando hemos visto a las personas en cuestión en algunas de las fotografías que han ido apareciendo con cuentagotas en la agencia oficial o medios de prensa extranjeros", señala Karim Douichi, politólogo, periodista y experto en comunicación. Y es que salvo la televisión, radio y agencia oficial, los medios nacionales no han podido acceder a los festejos. Entre los invitados "no esperados" destaca la presencia de la princesa de Catar, Moza bint Nasser al-Missned, a quien hemos podido ver en una estampa difundida por la MAP al lado de los felices novios.

 

Diferentes fuentes han apuntado la presencia de "importantes miembros" de la familia real monegasca e incluso de la familia real española, aunque nadie ha podido precisar en el momento de redactar estas líneas de quién se trata. "La cena de gala presidida por Su Majestad Mohamed VI en honor de los novios será el momento de pasar revista a los VIP que han acudido al enlace", estima un veterano periodista que sigue de cerca las evoluciones del evento para un portal de informaciones marroquí. Una cena que, por cierto, ha sido encomendada a la sociedad de catering Rahal, célebre en Marruecos y la opción habitual de los grandes eventos de la familia real.

 

"Quizás entre ellos se encuentre también alguna estrella cinematográfica de talla mundial", añade éste, invocando la condición de Mulay Rachid de presidente de honor del Festival Internacional del Filme de Marrakech, que cada año acoge en la ciudad ocre a lo más florido y granado del séptimo arte internacional.