Martes, 19 de Septiembre de 2017 Actualizado: 19:57 h.

LEGALIZACIÓN DE LA CULTURA DEL CANNABIS

La historia del quif en el Rif

Temeroso las revueltas de las tribus locales, Moulay Hassan I legalizó la cultura del kif en el Rif.
Temeroso las revueltas de las tribus locales, Moulay Hassan I legalizó la cultura del kif en el Rif.

La planta del quif arriba al Magreb con las primeras invasiones árabes, en el siglo VII. Pero no será hasta el siglo XV que la cultura del cannabis se instaura en los alrededores de Ketama, en el corazón del Rif. Y no es hasta el siglo XIX que el sultán Moulay Hassan I autoriza tan particular cultura para el consumo local en cinco aldeas pertenecientes a las tribus de los Beni Seddate y Beni Khaled, en Ketama. Es un intento de contribuir a la pacificación de una zona harto convulsa. Entre 1963 y 1898 los rifeños protagonizaron varias revueltas contra la presencia francesa, inglesa y española, en el origen de varias expediciones punitivas de un sultán entonces sumiso a las potencias extranjeras. Temeroso de que estas tribus pudieran volverse en contra del Majzén, Moulay Hassan I resolvió legalizar la cultura del kif en la región.

 

No será hasta el siglo XV que la cultura del cannabis se instaura en los alrededores de Ketama, en el corazón del Rif

Tras la división de Marruecos en dos protectorados, España, cuya zona de influencia comprende el Rif, autoriza de forma expresa la cultura del cannabis a algunas tribus. Tal y como asegura Zakia Daoud en su biografía sobre Abdelkirm El Khattabi, "el control de los rifeños, cuya facultad de resistencia a toda influencia exterior es inmensa, implicaba, en efecto, algunas concesiones de parte de los ocupantes". En 1920 Abdelkrim unifica a las tribus del Rif frente al ocupante español, al cual inflige una dura derrota en Anual, en julio de 1921. El 1 de febrero de 1923, ya proclamado emir, instaura la República del Rif, llamada a modernizar la región y protegerla contra la ingerencia extranjera. Abdelkrim prohibe la cultura del consumo de cannabis, una práctica que entiende contraria a los principios del islam.

 

Con el restablecimiento del poder de España en el Rif, a partir de 1926 una nueva zona de tolerancia del quif se extiende al norte de Fez, con el objeto de permitir la adaptación de las tribus al nuevo orden instaurado. Esta zona fue progresivamente reducida para terminar siendo oficialmente abolida, en 1929, si bien la producción se cannabis se mantiene en niveles elevados alrededor de Ketama.

 

Tras la división de Marruecos en dos protectorados, España, cuya zona de influencia comprende el Rif, autoriza de forma expresa la cultura del cannabis a algunas tribus

En el Protectorado francés la cultura del quif fue progresivamente proscrita. En 1932, el cannabis fue prohibido a través de un dahir, que únicamente autorizaba las explotaciones de la Régie de Tabacs, que para el quif se situaban alrededor de Kenitra, en el Gharb, y en Marrakech, en el Haouz. Esta Régie de Tabacs, sociedad multinacional de capital eminentemente francés, se beneficiaba no obstante de la condición internacional de Tánger, donde tenía su sede. Y es así como no es hasta 1954 que la cultura del cannabis fue prohibida en la zona francesa. Con la independencia de Marruecos, en 1956, Rabat extendió la prohibición a la zona española, provocando el descontento en el Rif y obligando al rey Mohamed V a resignarse a tolerar la cultura del cannabis en las cinco aldeas históricas de Ketama, de los Beni Seddate y Beni Khaled.