Sábado, 19 de Agosto de 2017 Actualizado: 17:47 h.

ESTUDIO | INTERRUPCIÓN VOLUNTARIA DEL EMBARAZO

Un estudio da cuenta de 80.000 abortos clandestinos al año en Marruecos

Los abortos no seguros son responsables de alrededor del 4,2% de muertes maternales y del 5,5% de muertes a consecuencias de complicaciones directas tras haber dado a luz, destaca el estudio.

Las implicaciones sociales de los embarazos no deseados implican tomar medidas al respecto y revisar el marco jurídico, estiman desde la AMPF.
Las implicaciones sociales de los embarazos no deseados implican tomar medidas al respecto y revisar el marco jurídico, estiman desde la AMPF.

Según un estudio realizado por la Asociación Marroquí de Planificación Familiar (AMPF), cada año tienen lugar en Marruecos entre cinco y ocho casos de aborto no seguro por cada mil mujeres de entre 15 y 44 años, lo cual supone un total de entre 50.000 y 80.000 interrupciones voluntarias clandestinas de embarazos no deseados.

Los abortos no seguros son responsables de alrededor del 4,2% de muertes maternales y del 5,5% de muertes a consecuencias de complicaciones directas tras haber dado a luz, destaca el estudio. Ante la ausencia de datos precisos sobre la práctica de abortos en Marruecos la AMPF ha adoptado varios enfoques para evaluar la amplitud de este fenómeno, sobre todo basándose en estudios internacionales y regionales.

Repercusiones sociales y salud

Las repercusiones sociales de los embarazos no deseados implican la necesidad de garantizar los medios para prevenir este tipo de embarazos y revisar el marco jurídico actual

Las repercusiones sociales de los embarazos no deseados, sobre todo en términos de niños abandonados y madres solteras, implican la necesidad de garantizar los medios para prevenir este tipo de embarazos y revisar el marco jurídico actual”, se recoge en el informe de la AMPF.

Una correcta atención de las complicaciones del aborto no seguro debe figurar entre las prioridades de la estrategia sanitaria para salvar la vida de cientos de mujeres y niñas, y reducir el número de muertes y enfermedades relativas a la salud maternal”, concluye el estudio.