Sábado, 24 de Junio de 2017 Actualizado: 18:56 h.

DOSSIER LUCHA ANTITERRORISTA | LA SOMBRA DE AL QAEDA

La lealtad a Ben Laden del Grupo Islámico Combatiente Marroquí

El Grupo Islámico Combatiente Marroquí es una organización terrorista de orientación suní afiliada a Al Qaeda que surge en Afganistán en 1998 a instancias de un grupo de "afganos marroquíes". Teniendo como una de sus máximas aspiraciones el derrocamiento del régimen marroquí para instaurar un califato, esta organización local tiene vocación transnacional, con ramificaciones en Francia, Bélgica, Italia, Holanda, Alemania y España.

Al igual que los atentados de Riad y Casablanca en 2003, los ataques del 11 de marzo de 2004 en Madrid fueron ejecutados por elementos del GICM.
Al igual que los atentados de Riad y Casablanca en 2003, los ataques del 11 de marzo de 2004 en Madrid fueron ejecutados por elementos del GICM.

El GICM es el principal sospechoso de haber perpetrado los atentados de Casablanca, en 2003, y de Madrid, al año siguiente. Siguiendo el modelo de Al Qaeda, el Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM) cuenta con un mando central constituido por gente formada, de la clase media en su mayoría, capaz de concebir y organizar un atentado, que pone a disposición de los ejecutantes, gente de extracción más humilde y sin formación, la logística necesaria para implementar acciones violentas. Desde el punto de vista organizacional, existen cinco direcciones: militar, de seguridad, financiera, de comunicación y religiosa. No forma un movimiento realmente estructurado y cada célula opera de manera autónoma e independiente, lo que hace que el GICM sea mal conocido por los cuerpos policiales y de inteligencia.

La identidad de su jefe es desconocida, aunque se cree que puede estar dirigido por Tayeb Bentisi, alias Hach Yusef. Los comunicados hechos públicos en Londres a finales de los años noventa llevan la firma de Mohamed Guerbusi, lo que ha dado pie a pensar que el imán radical marroquí desempeña un papel destacado en la jerarquía de mando de la organización. Guerbusi se encontraba en Afganistán en el momento de la creación del GICM, posteriormente se instala en Gran Bretaña, donde fue discípulo del predicador extremista jordano Abu Qatada, y desde hace años Marruecos reclama en vano su extradición para ser juzgado por su vinculación con varias tramas terroristas.

El GICM cuenta con un mando central constituido por gente formada, de la clase media en su mayoría, capaz de concebir y organizar un atentado, que pone a disposición de los ejecutantes, gente de extracción más humilde y sin formación, la logística necesaria para implementar acciones violentas

Células en Europa

Además de reclutar nuevos miembros, Guerbusi tiene como misión la coordinación entre las células de la organización en Europa. Según trascendió durante la investigación de los atentados de Madrid, Yamal Sugam, uno de los principales inculpados, llamó por teléfono en varias ocasiones a Guerbusi. Los miembros del GICM en Europa se cuentan por cientos y destacan por su buena integración en el seno de las sociedades que los acogen. La UE incluyó el GICM en su lista de organizaciones terroristas el 11 de octubre de 2002.

En sus orígenes, los miembros del GICM desarrollan actividades logísticas para Al Qaeda, como la acogida de terroristas de paso por Europa y Marruecos, reclutamiento, financiación y elaboración de falsos documentos. Cuando Osama Ben Laden decide hacer pagar al régimen marroquí su cooperación con Estados Unidos tras el 11-S, el GICM pasa a ser una organización terrorista activa, al tiempo que mantiene sus redes de apoyo. En enero de 2002, en una reunión clandestina que tiene lugar en Estambul, se habrían planificado los atentados del 11 y el 16 de mayo de 2003 en Riad y en Casablanca, y del 11 de marzo de 2004 en Madrid. Estos tres ataques, planificados y coordinados por Al Qaeda, fueron ejecutados por miembros del GICM, que también mantiene estrechos lazos con la Yihad Islámica egipcia y con el GSPC argelino, en cuyos campos de entrenamiento se han formado un buen número de sus combatientes.