Lunes, 24 de Abril de 2017 Actualizado: 08:25 h.

SÁHARA - JUSTICIA | JUICIO A LOS DISTURBIOS DE GDEIM IZIQ

Inicio del proceso civil a los presuntos asesinos de 11 personas

Los 25 condenados en primera instancia por un tribunal militar comparecen por vez primera ante la Corte de Apelación de Rabat para volver a ser juzgados y con las familias de los miembros de las fuerzas del orden muertos durante los disturbios constituidos como parte civil del proceso. 

Hoy se ha abierto en el anexo de Salé de la Corte de Apelación de Rabat el juicio civil a los acusados por los disturbios de Gdeim Iziq.
Hoy se ha abierto en el anexo de Salé de la Corte de Apelación de Rabat el juicio civil a los acusados por los disturbios de Gdeim Iziq.

A primera hora de la mañana del lunes se ha abierto en el anexo de Salé de la Corte de Apelación de Rabat la vista del proceso contra las 25 personas imputadas por los acontecimientos sucedidos el 8 de noviembre de 2010 en Gdeim Iziq, localidad situada a 15 kilómetros de El Aaiún, capital administrativa saharaui, en los que resultaron muertas 13 personas, 11 de las cuales pertenecían a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Reino de Marruecos.

Consultados por REDMarruecos, responsables de la administración de justicia han asegurado haber implementado “todas las condiciones necesarias para el buen desarrollo del proceso”. Además, se ha hecho especial hincapié en las garantías de acceso al proceso de medios de comunicación, observadores y analistas internacionales. 

Nueva jurisdicción

En febrero de 2013 un tribunal militar halló a los acusados culpables de constitución de banda criminal, violencia sobre las fuerzas del orden implicando muertes con premeditación y mutilación de cadáveres

Los acusados ya habían sido juzgados en febrero de 2013 por un tribunal militar, que los condenó a penas de prisión de entre dos años y perpetuidad tras ser hallados culpables de “constitución de banda criminal, violencia sobre las fuerzas del orden implicando muertes con premeditación y mutilación de cadáveres”.

En virtud de la reforma de la justicia militar operada por Marruecos en julio de 2015, las nuevas disposiciones contemplan que los civiles no puedan ser juzgados por un tribunal castrense, salvo en aquellos casos en que los crímenes a enjuiciar se hayan cometido en tiempo de guerra. Así, en una reciente sentencia la Corte de Casación resolvió la repetición del proceso para que los presuntos responsables de los hechos de Gdeim Iziq puedan ser jugados por una jurisdicción civil.