Lunes, 24 de Abril de 2017 Actualizado: 08:31 h.

DIPLOMACIA

Amán retira a su embajador en Marruecos

El gobierno jordano retira a su embajador en Rabat tras la ausencia del rey Mohamed VI de la cumbre de la Liga Árabe suscitando todo tipo de rumores. El jefe de inteligencia del Reino de Jordania destituido, supuestamente en relación con este dossier.

 

Aconsejado por su jefe de inteligencia, Abdalá II de Jordania acudió a Marruecos para convencer a Mohamed VI que de asistiera a la cumbre de la Liga Árabe.
Aconsejado por su jefe de inteligencia, Abdalá II de Jordania acudió a Marruecos para convencer a Mohamed VI que de asistiera a la cumbre de la Liga Árabe.

Las máximas autoridades jordanas han dado el visto bueno a la decisión del consejo de ministros para la retirada de su embajador ante el Reino de Marruecos, Ali El Kayed. Sin explicación oficial alguna, la decisión cogió de improviso a Rabat, que tampoco se ha manifestado oficialmente al respecto, lo cual ha suscitado todo tipo de rumores.

Medios marroquíes y jordanos han vinculado le deriva a la ausencia del rey Mohamed VI de la 28ª cumbre de la Liga Árabe que se celebró la semana pasada en Jordania, a orillas del Mar Muerto. Según los rotativos, la relación bilateral se habría deteriorado, sobre todo del rechazo de Mohamed VI a asistir a la mencionada cubre, y ello a pesar de que el rey Abdalá II de Jordanía acudió en persona a Marruecos, en el marco de un viaje oficial, para solicitar su presencia.

Fallo de inteligencia

El jefe del espionaje jordano, quien ocupó anteriormente el puesto de embajador en Rabat, habría asegurado al soberano jordano que el rey marroquí respondería favorablemente a su invitación en persona

Según el portal de informaciones Hespress, “la institución real jordana ha anunciado la destitución del director de la inteligencia del país, lo cual está directamente vinculado con la ausencia de Mohamed VI de la cumbre”. Jamil Nmiri, ex parlamentario jordano, asegura en su perfil de Facebook que “la eyección del máximo responsable de nuestra inteligencia sobreviene porque fue él quien aconsejó a Abdalá de Jordania visitar a su homólogo marroquí antes de la cumbre”.

El jefe del espionaje jordano, quien ocupó anteriormente el puesto de embajador en Rabat, habría asegurado al soberano jordano que el rey marroquí respondería favorablemente a una invitación "en persona", basándose en datos aportados por su red de informadores próximos al círculo más allegado a Mohamed VI. “La indignación y vergüenza sufrida por el rey de Jordania por lo inútil de su gesto, no habiendo recibido ni tan siquiera las disculpas de Mohamed VI por su ausencia a la cumbre, se sitúan en el origen de la destitución del jefe de inteligencia”, concluye Hespress