Sábado, 16 de Diciembre de 2017 Actualizado: 01:17 h.

VIGILANCIA EN INTERNET

La DGST habría comprado un programa espía a una empresa neozelandesa

La Dirección General de Vigilancia del Territorio adquirió a la sociedad Endace un software para interceptar, registrar y almacenar las interacciones entre individuos en Internet.

Listado con los clientes "estratégicos" de la sociedad neozelandesa Endace, donde figura la DGST marroquí.
Listado con los clientes "estratégicos" de la sociedad neozelandesa Endace, donde figura la DGST marroquí.

El portal de investigación The Intercept ha publicado un artículo en el que queda en evidencia que la Dirección General de Vigilancia del Territorio (DGST, en sus siglas en francés) es cliente de la empresa neozelandesa Endace, sociedad especializada en la concepción e implementación de software espía. Junto a la DGST, The Intercept desvela que otras agencias gubernamentales, norteamericanas, israelíes, australianas, neozelandesas, canadienses, indias o incluso españolas, entre otras, también eran clientes de esta empresa, fundada en 1994 por un grupo de licenciados de la Universidad Waikato de Hamilton.

Los programas desarrollados por Endace permiten a sus utilizadores vigilar, interceptar y almacenar la integralidad del tráfico en las redes

Vigilar, interceptar y almacenar

Los programas desarrollados por Endace permiten a sus utilizadores “vigilar, interceptar y almacenar la integralidad del tráfico en las redes", según afirma la propia compañía, cuyo eslogan no es otro que “The power to see all” (El poder de verlo todo). Una vez instalado en una red, el software permite vigilar a un individuo particular o realizar vigilancias en masa. Una docena de documentos internos obtenidos por The Intercept de Endace revelan que ésta ayudaba a sus clientes gubernamentales a recolectar  contingentes significativos de informaciones de emails, discusiones en redes sociales y el histórico de visitas de individuos y grupos.

Contactado por The Intercept, el director general de Endace ha rechazado emitir cualquier declaración al respecto. A través de un comunicado, la empresa ha enfatizado la necesidad de mantener la confidencialidad de sus clientes “para ayudarlos a combatir las ciber-amenazas e infracciones”.

En 2012 ya se desveló que Rabat había adquirido una solución técnica que permitía el espionaje en masa de comunicaciones en Internet

Control de Internet

No es la primera vez que se produce una fuga de informaciones sobre las labores de vigilancia en Internet de los servicios de inteligencia marroquíes. En 2012 el portal Reflets.info ya desveló que Rabat había adquirido una solución técnica que permitía el espionaje en masa de comunicaciones en Internet. Entonces, en el marco de una proyecto denominado PopCorn, el Reino de Marruecos habría invertido dos millones de dólares en infraestructuras de vigilancia electrónica con el objetivo de espiar en masa los correos y otras comunicaciones en todo el país a través de la empresa francesa Amesys.