Sábado, 24 de Junio de 2017 Actualizado: 19:09 h.

CERRADO Y EN ESTADO DE DEGRADACIÓN

España cederá a Marruecos el Gran Teatro Cervantes de Tánger

El acuerdo internacional, que deberán ratificar los parlamentos de ambos países, estipula la cesión del mítico inmueble a cambio del compromiso marroquí de restaurarlo y utilizarlo como centro cultural.

Por su estado ruinoso, hace tres décadas que el Gran Teatro Cervantes de Tánger fue clausurado y apuntalado para evitar cualquier eventual accidente.
Por su estado ruinoso, hace tres décadas que el Gran Teatro Cervantes de Tánger fue clausurado y apuntalado para evitar cualquier eventual accidente.

El Teatro Cervantes de Tánger será marroquí. El espacio cultural que festejó sus primeros cien años de existencia en 2013, clausurado y apuntalado para impedir un accidente hace ya más de tres décadas, pasará a ser propiedad del Reino de Marruecos. España se lo cederá gratuitamente a cambio del compromiso de restauración y uso como centro cultural. Se tratará de un acuerdo internacional que deberán certificar los parlamentos de ambos países y, por tanto, no antes de las elecciones generales del próximo 20 de diciembre y la formación del futuro nuevo Gobierno en el Estado español. 

Con 1.400 localidades, se consideró durante décadas el teatro más grande del norte de África. Fue uno de los referentes culturales de la época de aquel Tánger internacional

El Teatro Cervantes se empezó a construir en 1911 y fue inaugurado en 1913 por los españoles Antonio Gallego, Manuel Peña y Esperanza Orellana. Con 1.400 localidades, se consideró durante décadas el teatro más grande del norte de África. Fue uno de los referentes culturales de la época de aquel Tánger internacional. El espacio es propiedad del Estado español desde los años cincuenta, y a partir de que se cerrase sus puertas en los años ochenta se encuentra sin uso y en estado de degradación. A pesar del surgimiento de diversas iniciativas a ambos lado del Estrecho de Gibraltar para recuperarlo, ninguna ha tenido respaldo institucional hasta ahora.

Aunque ya en 2006 se firmó un convenio nunca ejecutado para destinarlo a usos culturales, desde el año pasado, y aún durante el centenario del teatro el gobierno español negocia una cesión de la propiedad a Marruecos. En dicho documento, aún por definir completamente, Rabat se comprometerá a la restauración, equipamiento y gestión del futuro centro cultural "polivalente". La principal condición en cuanto a la reforma es que se respete la estructura y, sobre todo, la fachada.

En 2010 se calculó que la restauración del edificio podría oscilar entre los tres y los cinco millones de euros, sin contar con los gastos de equipamientos y gestión. En 2007 el ministerio de Cultura español destinó una partida de 95.000 euros para una intervención de urgencia. Desde 2010, el teatro se encuentra apuntalado, en un avanzado estado de deterioro. 

Varias iniciativas se han puesto en marcha para tratar de recuperar el teatro. La primera de ellas, la de la asociación 'Sostener lo que se cae', encabezada por estudiantes universitarios marroquíes y españoles

Iniciativas ciudadanas

Varias iniciativas se han puesto en marcha para tratar de recuperar el teatro. La primera de ellas, la de la asociación 'Sostener lo que se cae', encabezada por estudiantes universitarios marroquíes y españoles, que pretendían una habilitación del espacio, y que las fuentes de Exteriores admiten como "la más elaborada culturalmente, pero sin un plan de viabilidad económica que la sustentase". 

La Fundación Baile de Civilizaciones, un proyecto personal de Manuel Pérez Castell,ex alcalde de Albacete, pretendía convertir el teatro en su sede y "centro de innovación escénica del Mediterráneo". Finalmente, en 2013 un grupo de artistas de origen tangerino o relacionados con la ciudad firmaron el Llamamiento artístico-literario por la recuperación del Gran Teatro Cervantes de Tánger.